Los forenses señalan que las tres víctimas del crimen de Cáseda murieron por hemorragias de heridas por arma de fuego

Los forenses han manifestado este jueves en la cuarta sesión de la vista oral del juicio que se sigue en el Palacio de Justicia de Pamplona por el triple crimen de Cáseda que las tres víctimas murieron por hemorragias causadas por las heridas por arma de fuego de proyectil múltiple.

Han presentado los forenses la pericial solicitada por el Ministerio Fiscal y la acusación particular y han precisado que la hora del fallecimiento de las tres víctimas se sitúa en torno a las 19 horas, «todos ellos murieron por hemorragias» y «la causa fueron las heridas por arma de fuego», de proyectil múltiple. En su análisis toxicológico, ninguno de los tres presentaba sustancias tóxicas, solo cafeína.

En cuanto a las lesiones de los fallecidos, han señalado que el cadáver «más cercano» era el de Fermín Jiménez Echeverría, que sufrió una «hemorragia masiva por rotura de aorta torácica», una herida provocada por arma de fuego de proyectil múltiple. «Eran coincidentes los daños que se encontraron en la ropa con las lesiones sufridas», ha indicado, para señalar que la distancia de disparo era mayor a un metro y «la presencia de un taco dentro de la herida indicaría una distancia sobre los dos metros».

En cuanto al segundo fallecido, Cristian Jiménez, hijo del anterior, la causa de la muerte es una hemorragia masiva por la rotura de una bifurcación de la aorta, en concreto, de la arteria ilíaca común izquierda. En su caso, han relatado los forenses, también los daños en la ropa son coincidentes con las lesiones. La distancia de disparo también es superior a un metro, «el taco ha llegado a la superficie corporal» -se encontró en su ropa- y hablan en este caso de una distancia del orden de 5 metros.

En tercer lugar, José Antonio Jiménez, sufrió una hemorragia por distintas lesiones. Presentaba rotura de la arteria carótida común y también hemorragias en la base de la lengua, en la estructura de la laringe y en los pulmones, por causa de disparo de proyectil múltiple. En este caso, han relatado los expertos, los proyectiles múltiples están más dispersos y han indicado que «tenemos dudas de si hay un impacto o son dos impactos, no podemos determinar si es por un impacto o dos». «Había dos tacos más cerca del cadáver de José Antonio», ha señalado, que junto a los dos tacos encontrados en los otros dos fallecidos «significa que hubo cuatro disparos». La distancia de disparo es mayor a 5 metros.

Sobre si los tres cadáveres presentaban alguna lesión distinta al arma de fuego, los forenses han explicado que José Antonio «tenía lesiones que podrían ser de arrastre», Cristian una «erosión mínima en brazo» y Fermín, «lesiones en cuello que podrían ser compatibles con el efecto de presión en el cuello o deslizamiento tipo arañazo». Han indicado que son «superficiales».

HERIDAS DE LOS ACUSADOS

Por otro lado, ha leído, a petición del Ministerio Fiscal, los informes médicos de los acusados. Así, en concreto, Juan Carlos J.J. padre presentaba «erosión y hematoma en hemitorax izquierda posterior de 20 cm de longitud y 2 cm ancho; y erosión y hematoma de 5 cm de longitud en hemitorax izquierdo en la región mamaria». Ha señalado que podrían corresponder con lesiones realizadas por un bastón.

En cuanto a Juan Carlos J.J. hijo, ha leído que el informe recoge «mareo y sensación de nausea», así como erosión malar derecha, «no explica el tamaño y dice que no tiene dolor». Podría ser, añade, «un «arañazo en la región anterior de la hemicara derecha».

Busca más información…

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.