La reurbanización de la plaza del Horno de Coscolín de Tudela mantendrá los restos aparecidos del muro islámico

Obras de reurbanización y regeneración urbana de la plaza del Horno de Coscolín - GOBIERNO DE NAVARRA

El vicepresidente y titular de Vivienda del Gobierno de Navarra, José María Aierdi, ha mantenido este sábado un encuentro con el vecindario del Casco Antiguo de Tudela, en el que, junto los equipos de arquitectura y arqueología y la empresa adjudicataria Garbayo Chivite, ha explicado in situ el estado de ejecución de las obras del «ambicioso proyecto» de reurbanización y regeneración urbana de la plaza del Horno de Coscolín, en el que el Ejecutivo foral ha comprometido, a través de la sociedad pública Nasuvinsa, una inversión de más de 9 millones de euros.

Además, ante el interés que se ha suscitado por los hallazgos de las excavaciones arqueológicas que se hicieron en las catas previas, Aierdi ha confirmado en su visita que «el proyecto mantendrá los restos aparecidos de un antiguo muro islámico y que, a partir de ahora, se podrán conservar y ver desde una jardinera-vitrina, en memoria de la antigua mezquita y como símbolo de la memoria musulmana que atesora Tudela».

La reurbanización del entorno urbano del Horno de Coscolín fue retomada por el Gobierno de Navarra en un protocolo firmado en 2017, que de esta manera «puso fin a 20 años de espera y bloqueo de un proyecto de regeneración urbana y revitalización social llamado a recuperar una de las zonas más degradadas del casco histórico de Tudela». El proyecto implica una inversión pública de un total de 9,7 millones de euros, el 96% aportado por Nasuvinsa y el 4% restante por el Ayuntamiento de Tudela, ha indicado el Ejecutivo foral en un comunicado.

El muro de sillares de época islámica aparecido en las actuales excavaciones arqueológicas ha sido integrado en el proyecto de obra para que pueda quedar a la vista en su localización actual, que coincidirá con la planta de garaje de uno de los cuatro edificios que la citada sociedad pública está levantando en esta zona del casco antiguo de la Ciudad.

En un encuentro con cerca de un centenar de vecinos y vecinas de Tudela, el vicepresidente Aierdi ha destacado «que desde el primer momento hemos puesto todos los medios necesarios para recuperar y conservar el patrimonio arqueológico que se está recuperando en los trabajos de excavación que se está llevando a cabo ahora en el solar de Coscolín, y que, con este fin, va a suponer a Nasuvinsa una inversión extra de 195.000 €».

Ha señalado que los materiales arqueológicos «más importantes» serán sometidos a un proceso de «consolidación y recuperación», siguiendo las directrices de la Institución Príncipe de Vana. En concreto, además de la conservación del muro islámico, ha anunciado también el diseño e instalación en la plaza de Coscolín de una jardinera vitrina para exponer de manera permanente los materiales arqueológicos de mayor interés por su valor y significación histórica, como por ejemplo el suelo de cantos rodados de río, que se volverá a montar en la vitrina, así como de fustes de columna, piedras de molino, tinajas, etc.

Aierdi ha coincidido en el acto con representantes de la asociación de vecinos del casco antiguo de Tudela, así como del director gerente de Nasuvinsa, Alberto Bayona; el arquitecto tudelano Curro Blasco, redactor del proyecto y director facultativo de las obras; los arqueólogos Juan José Bienes y Óscar Sola, que dirigen las excavaciones; la constructora Garbayo Chivite, adjudicataria de las obras; así como de personal técnico de Nasuvinsa, como la arquitecta técnica Raquel López, y de la Institución Príncipe de Viana, que supervisa los trabajos arqueológicos.

Alberto Bayona ha subrayado que «la intervención en Coscolín tiene como objetivos regenerar este entorno y devolver el pulso social a una parte de la ciudad que ha sufrido un alto grado de deterioro durante más de 20 años, así como construir un nuevo espacio de relación vecinal y trasladar dotaciones y servicios públicos que sirvan de factores de dinamización social y económica y que, en definitiva, ayuden a mejorar la calidad de vida de las vecinas y vecinos de esta parte de la ciudad».

El acto vecinal celebrado este sábado en el Centro Rúa ha estado precedido de una visita institucional a la zona de obras, en el que han estado presentes responsables institucionales y personal técnico, así como representantes de la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo de Tudela.

Así mismo, Nasuvinsa ha organizado visitas guiadas durante este sábado y domingo, para vecinos y vecinas que estén interesados en ver los restos aparecidos durante los trabajos de campo de la excavación arqueológica.

24 VPO DE COMPRAVENTA CON PLAZA DE GARAJE
El proyecto de regeneración del entorno de Coscolín contempla la construcción de un total de 24 Viviendas de Protección Oficial (VPO), todas ellas en régimen de compraventa para «dar respuesta a la demanda preferente existente». No habrá vivienda en régimen de arrendamiento, como inicialmente se había estudiado.

Nasuvinsa ya ha puesto a la venta las 24 VPO, a precios que oscilan entre los 96.000 € y 160.000 €, dependiendo de su tipología, con posibilidad de acogerse a la subvención del Gobierno de Navarra para vivienda protegida. Los edificios residenciales están situados en las calles Pontarrón, 7 y 9; San Antón, 16 y 24; y Plaza Vieja, 6 y su tipología es de uno, dos y tres dormitorios, con trasteo. La planta de garaje tendrá capacidad para 24 vehículos.

Los pisos tendrán la calificación energética A, la máxima de la escala de eficiencia, y contarán con suelo radiante, sistema de aerotermia y ventilación mecánica con recuperador de alto rendimiento.

Los locales en planta baja de los edificios se destinarán a acoger servicios y dotacionales de titularidad pública. En concreto son tres los locales de uso comercial o dotacional, que dan a las calles Ponzarrón (168,71 m2), Plaza Vieja (27,35 m2) y San Antón (25,60 m2).

Entre las actuaciones más significativas destaca la construcción de una plaza de 1.000 m2, como espacio público de encuentro y relación vecinal, y mejorar la integración y conexión con el resto de la trama urbana mediante cuatro pasajes peatonales a los que se accederá desde las calles Pontarrón, San Antón y Mediavilla, así como la instalación de un ascensor urbano para superar el desnivel con la calle San Antón.

Publicidad

Busca más información…

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.