La ministra Ribera respalda el proyecto energético con placas fotovoltaicas sobre el Canal de Navarra

El vicepresidente segundo, José Mª Aierdi, ha analizado con Ribera la viabilidad técnica de una primera conexión a la altura de Monreal

PAMPLONA, 10 (EUROPA PRESS)

La vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha mantenido este viernes un encuentro en la sede del Ministerio con el vicepresidente segundo del Gobierno de Navarra, José Mª Aierdi, para estudiar el desarrollo de diversos proyectos de transición energética que promueve la Comunidad foral en colaboración con el Gobierno. Entre ellos, el proyecto para cubrir con placas fotovoltaicas el Canal de Navarra -cuya titularidad comparten Navarra y el Estado- para generar energía renovable aprovechando una infraestructura existente o la creación de una planta de producción de hidrógeno verde en la Ciudad Agroalimentaria de Tudela (CAT).

En su reunión con el vicepresidente Aierdi, y tras analizar diversas cuestiones relacionadas con los ajustes técnicos necesarios o la viabilidad económica del proyecto, la ministra Teresa Ribera ha mostrado su respaldo al inicio de la ejecución de una primera fase piloto en el proyecto del Canal fotovoltaico bajo el liderazgo público de ambos gobiernos.

Concretamente, el proyecto de ingeniería contempla desarrollar un primer tramo de 10 kilómetros al paso del Canal de Navarra por la Sierra de Alaiz, a la altura de la localidad de Monreal, punto elegido como el «más idóneo porque ofrece mayores facilidades técnicas de conexión a la red y, de hecho, cuenta ya con los preceptivos permisos de acceso y conexión a la red por parte de Iberdrola», ha explicado en un comunicado el Gobierno de Navarra.

Esta fase piloto prevé una primera inversión de 30 millones de euros a cargo del Gobierno de Navarra e instalará una potencia nominal de 20 MWp, aproximadamente el 12% de la potencia total calculada para el conjunto del proyecto, en caso de desarrollarse en los 57 kilómetros a cielo abierto que cuenta el Canal atravesando la Comunidad de norte a sur. La energía generada en esta primera fase en la instalación de las placas solares podrá cubrir el 45% del consumo eléctrico de los edificios públicos de la Comunidad foral, «cuyo ahorro y garantía de precio estable contribuirá, de esta manera, a la amortización de la inversión».

«LIDERAZGO PÚBLICO» DEL PROYECTO

La ministra Ribera y el vicepresidente Aierdi han coincidido durante su encuentro en la importancia que adquiere para el proyecto poder «garantizar el liderazgo público del mismo, tanto en la generación de energía como en su fijación de precio y consumo, con independencia de la licitación para su construcción».

En cuanto al desarrollo técnico, Ribera y Aierdi también han analizado las condiciones necesarias para hacer compatible la instalación de las placas fotovoltaicas con el óptimo funcionamiento principal del Canal de Navarra, así como la participación de la sociedad pública mixta CANASA, formada por los gobiernos español y navarro, y titulares de la infraestructura hidráulica.

Dentro de su estrategia ‘Navarra Green’ de ruta transición ecológica, el Gobierno foral está impulsado un proyecto para generar electricidad renovable cubriendo de paneles solares la infraestructura del Canal de Navarra, de manera que «se genere energía renovable sin que genere impacto medioambiental o territorial ni consumo de suelo, además de evitar la pérdida de agua por evaporación en un 30%». En toda la longitud del Canal, se podrían instalar unos 160 MWp, lo que supondría duplicar la producción de energía fotovoltaica de la Comunidad foral.

Entre otros proyectos estudiados, la ministra y el vicepresidente también han realizado un seguimiento al desarrollo del proyecto ‘GreenH2CATudela’ de construcción de una planta de hidrógeno verde en las instalaciones del polígono de la Ciudad Agroalimentaria de Tudela (CAT) para abastecer de energía limpia a sus empresas y al conjunto de las industrias de la comarca. Con una inversión público-privada cifrada en más de 8 millones de euros, el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica, acaba de aprobar su inclusión en el PERTE ERHA, con una aportación de 2,8 millones de euros de los fondos Next Generation, lo que ha supuesto el espaldarazo definitivo para garantizar la viabilidad del proyecto.

Publicidad

Busca más información…

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.