Esclarecidas hasta 70 denuncias por estafas en la Ribera: algunas víctimas hacían un largo viaje para ver un partido de fútbol descubriendo allí que la entrada era falsa

Hasta once autores han sido identificados por delitos relacionados con diferentes modalidades de ciberdelincuencia

La Policía Nacional de Tudela ha culminado en las últimas semanas diversas investigaciones relacionadas con estafas que tienen su origen en denuncias formuladas en la Comisaría de la capital de la Ribera durante los primeros meses de 2022.

Más de setenta hechos han sido esclarecidos por los investigadores de la Brigada Local de Policía Judicial en el transcurso de las indagaciones efectuadas sobre distintos fraudes de los que han sido víctimas vecinos de la ciudad y que han permitido localizar a más perjudicados en distintas provincias de España.

Phising bancario

Dos personas de Portugalete y Lloret de Mar, respectivamente, han sido identificadas por recibir los fondos procedentes de dos estafas bancarias denunciadas durante el mes de febrero. En el primer caso, la víctima observó en su extracto dos transferencias de Bizum que no había efectuado, mientras que en el segundo, el denunciante comprobó que se había cargado contra su tarjeta de crédito una cuantiosa operación de la que desconocía su origen.

En ambos casos, las víctimas recibieron con anterioridad un correo electrónico y un SMS en el que los autores, haciéndose pasar por su entidad bancaria, les engañaron para que facilitasen sus credenciales de la banca on-line y de sus tarjetas de crédito.

La Policía recuerda que en ningún caso deben facilitarse este tipo de datos o fotografías de la documentación personal en respuesta a este tipo de mensajes, y que bajo ninguna circunstancia una entidad bancaria solicitará tal información de esta forma, por lo que los mensajes de esta naturaleza deben ser ignorados sistemáticamente.

Por otra parte, en otros cinco casos en los que los denunciantes aseguraban haber sido víctimas de cargos fraudulentos en su tarjeta de crédito, los investigadores han podido comprobar que no se había cometido delito alguno. En estos supuestos, los ciudadanos no recordaban haberse suscrito a los denominados servicios “Premium”, asociados frecuentemente a anuncios publicitarios o a la compra de otros productos.

En este sentido, para evitar este tipo de cargos es necesario prestar especial atención en cualquier momento en el que se nos solicite la numeración de la tarjeta de crédito, leyendo atentamente las condiciones del servicio que nos los está solicitando para evitar futuros cargos con los que no estemos de acuerdo y reclamándolos, en su caso, a través de la entidad bancaria y la Oficina del Consumidor.

Páginas y aplicaciones de compra-venta entre particulares

Los casos relacionados con vehículos, tanto en páginas web como en aplicaciones dedicadas a la compra y venta entre particulares, son estafas con larga tradición en el ámbito de la ciberdelincuencia, y en sus distintas modalidades pueden afectar tanto a compradores como a personas que ponen a la venta su vehículo por este medio.

Una vecina de Tudela observó un vehículo a la venta en una de estas páginas y, tras establecer conversaciones con el vendedor, pagó un anticipo por un coche de gama media, sin que después recibiese el automóvil ni pudiera contactar nuevamente con el anunciante. Las gestiones practicadas para esclarecer la denuncia, permitieron localizar a otras nueve víctimas estafadas por los mismos autores a lo largo de los últimos dos meses. Dos jóvenes de Alcalá de Henares han sido identificados por estos hechos, en una operación en la que no se descartan nuevas detenciones.

Por otra parte, un joven fue también identificado por estafar a numerosas personas en páginas web de anuncios, en las que ponía a la venta entradas para partidos de fútbol del Athletic de Bilbao y también de otros espectáculos.

La denuncia interpuesta en la Comisaría de Tudela narraba cómo tras haber pagado el importe de la localidad, el perjudicado no había podido finalmente acceder al estadio.

Los investigadores identificaron a veintidós víctimas que habían abonado distintos importes y que, en algunos casos, habían efectuado un largo viaje con sus entradas, comprobando en el acceso al recinto que ya habían sido utilizadas o eran falsas. En la mayor parte de los casos, las víctimas aún no habían formulado denuncia contra quien resultó ser un joven que operaba desde un municipio de la provincia de León.

En similares circunstancias, otro joven de La Rioja fue identificado tras estafar a otra persona que denunció haber recibido una caja conteniendo galletas y un electrodoméstico obsoleto, en lugar del producto que el autor se había comprometido a venderle y por el que le cobró.

Falsos portales de criptomonedas

Los anuncios en redes sociales ofreciendo vías para ganar rápidamente mucho dinero con una mínima inversión, son también el origen recurrente de diversos fraudes. En este caso, una vecina de Tudela siguió las instrucciones de uno de estos anuncios, facilitando sus datos para que los autores contactaran con ella.

Telefónicamente, le ofrecieron suscribirse a un supuesto portal que opera con criptomonedas, haciéndole creer que su inversión inicial de doscientos cincuenta euros había dado un rendimiento superior a mil. A la vista de tales beneficios, convencieron a la víctima para que aportase cuatro mil quinientos euros más, que transfirió a la cuenta bancaria que le indicaron, sin que posteriormente volviera a tener noticia de ellos.

En este caso, una mujer de Madrid ha sido identificada como la receptora del dinero estafado a la víctima. La Policía recuerda que nunca se deben facilitar datos personales a través de Internet salvo cuando tengamos el convencimiento de hacer una operación absolutamente segura con páginas y empresas de confianza y acreditada solvencia.

Comercios on-line: desde sofás a zapatillas

Hasta veintinueve denuncias, interpuestas en distintas Comisarías de España, se incorporaron a las actuaciones que la Policía Judicial de Tudela efectuó como consecuencia de una denuncia por la compra de un sofá. Una vecina de Tudela denunciaba el pasado mes de enero que tras haber comprado el mueble hace varios meses en una tienda on-line, el vendedor no se lo había remitido y ya no atendía sus reclamaciones en modo alguno.

Las averiguaciones permitieron comprobar que existían diversos perjudicados por la misma página en todo el territorio nacional, e incluso se había puesto en marcha una plataforma de afectados con la finalidad de unir esfuerzos para tratar de recuperar el dinero que, en la mayor parte de los casos, suponía una importante cantidad debido al coste del producto. Una sociedad con sede en Valencia y su administrador fueron identificados como los responsables de la página en la que los muebles fueron adquiridos.

En lo que respecta a la adquisición de productos en Internet, son más frecuentes las denuncias referidas a compras de artículos que exigen un desembolso menor. Otros tres individuos de Sevilla y Barcelona fueron también identificados en el transcurso de la investigación de dos denuncias por compras de calzado deportivo efectuadas en distintas páginas web y perfiles de redes sociales, en las que los denunciantes nunca recibieron el producto por el que pagaron.

En ambos casos se trata de páginas dedicadas a dropshipping, un sistema de venta minorista en el que el aparente comercio es únicamente un intermediario entre el consumidor y el verdadero vendedor, normalmente un mayorista ubicado en un país asiático.

En determinados casos, este tipo de comercios on-line, debido a que operan sin stock y no disponen del producto, corren el riesgo de no poder hacer frente a los pedidos que les han sido efectuados, ya que no tienen el control de aspectos claves como el transporte o la distribución, de manera que cualquier incidencia que sufra el proveedor frustra la operación. No obstante, y dado que cobraron el producto por adelantado, este tipo de problemas se trasladan automáticamente al comprador, que en ese momento descubre que no sabe a quién reclamar.

La Policía recomienda comprar únicamente en páginas web de confianza y, antes de comprar en una página por primera vez, hacer una pequeña investigación en Internet para comprobar a través de foros y otras páginas cuál ha sido la experiencia de usuarios que compraron en el mismo sitio.

En caso de que los plazos de entrega se dilaten o incumplan, es conveniente en primera instancia dirigirse al servicio de atención al cliente de la página web y, en caso necesario, a la Oficina del Consumidor para interponer una reclamación con carácter previo a denunciar los hechos en Comisaría.

Busca más información…

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.