El vicepresidente Remírez se reúne con la presidenta de la CHE para trasladar las recomendaciones del estudio sobre la seguridad de Yesa

El estudio considera adecuado el proyecto de actuaciones de mejora de esta infraestructura pero indica que requiere medidas adicionales

El vicepresidente primero y consejero de Presidencia, Igualdad, Función Pública e Interior, Javier Remírez, se ha reunido este martes con la presidenta de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), María Dolores Pascual, para trasladarle las conclusiones y las recomendaciones del estudio de estabilidad y evaluación de la seguridad de la ladera derecha del embalse de Yesa, que encargó el Gobierno de Navarra la pasada legislatura a la empresa Geoconsult España y cuyas conclusiones se presentaron el pasado mes de diciembre.

La reunión ha tenido lugar esta mañana en la sede de la Confederación Hidrográfica del Ebro en Zaragoza. Por parte del Ejecutivo foral, además del consejero Javier Remírez, han participado la directora general de Interior, Amparo López; el director general de Medio Ambiente, Pablo Muñoz; el director general de Obras Públicas e Infraestructuras, Pedro López, y personal técnico. En representación de la CHE, ha acudido su presidenta, María Dolores Pascual; el director técnico, Francisco José Hijós, y personal técnico.

Principales conclusiones y recomendaciones

En el encuentro, el consejero Javier Remírez ha trasladado las recomendaciones que recoge el estudio sobre el proyecto de actuaciones de mejora de la CHE para esta infraestructura. Según el informe, las actuaciones de mejora, en términos generales, plantean soluciones ‘válidas’, pero considera que son necesarias medidas adicionales para incrementar el margen de seguridad en todo tipo de escenarios. En concreto, propone medidas para mejorar drenaje en el interior de la ladera, estabilizar la zona superior y minimizar movimientos residuales del deslizamiento. También plantea una galería de drenaje que debería estudiarse de nuevo, al menos a nivel de su localización.

Asimismo, el estudio considera oportuno profundizar en el conocimiento que se tiene de la ladera para precisar los parámetros característicos del terreno y acotar la influencia de agua subterránea. Además, recomienda que se incrementen los mecanismos de seguimiento de la ladera ya existentes para hacerlos automáticos y continuos para reforzar la previsión, seguridad y la capacidad de respuesta.

El consejero Remírez ha trasladado a la CHE estas recomendaciones para su posible implementación en el proyecto de actuaciones de mejora. Además, ha presentado el resto de conclusiones del estudio.

Desde la Confederación Hidrográfica del Ebro han trasladado que el embalse de Yesa es una prioridad y han mostrado su disposición a implementar aquellas recomendaciones que se consideren adecuadas o razonables una vez sean estudiadas a través del Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico que es quien tiene la competencia sobre esta infraestructura, sobre las obras de recrecimiento y sobre el proyecto de actuaciones de mejora.

Tanto el Gobierno de Navarra como la CHE mantienen contacto periódico sobre el desarrollo de las obras de esta infraestructura y han mostrado su disposición a establecer una relación directa y permanente. El organismo ha manifestado al Gobierno de Navarra su disposición para seguir facilitando los datos de los que dispone y seguir trabajando para la mejora.

Otros asuntos

En el encuentro se ha tratado también la Estrategia Ebro Resilience, un mecanismo de colaboración entre Administraciones para la gestión de acciones en el eje del Ebro, en concreto en el tramo Logroño – La Zaida (Zaragoza) para reducir las afecciones ante el riesgo de inundación. En este marco, se ha apostado por trabajar para conseguir el máximo consenso con municipios y agentes sociales en este tramo que sufre una importante exposición al riesgo de inundación.

Ebro Resilience nace de la colaboración del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, la Confederación Hidrográfica del Ebro y los Gobiernos de Navarra, La Rioja y Aragón y sus claves son la coordinación y los nuevos enfoques, con por medidas combinadas y compatibles con un desarrollo sostenible para reducir el efecto negativo de estos episodios.

Las medidas pretenden la protección de núcleos y la recuperación del espacio del río donde sea posible (retranqueo de motas, creación de cauces de alivio, zonas de inundabilidad controlada) y también fomentar los usos compatibles (con la promoción de cultivos boscosos inundorresistentes) y potenciar la autoprotección (con la mejora de la divulgación de adaptación de edificaciones y de explotaciones…).

Además se han valorado los avances que ha supuesto la implantación de un sistema de alertas de aviso, enmarcado dentro del proyecto europeo Life Nadapta, impulsado por el Gobierno de Navarra, para proteger a la población ante el riesgo de inundaciones y, en la medida de lo posible, evitar o minimizar los daños que se puedan producir.

Esta iniciativa incluye la redacción en Navarra, por parte de Gestión Ambiental de Navarra (GAN-NIK), de 17 planes de emergencia ante el riesgo de inundación en municipios, junto con la implantación de herramientas informáticas para la gestión de los planes y que ya se han implantado en Estella-Lizarra, Caparroso, Falces y Funes.

Por último, se ha acordado establecer entre ambas instituciones líneas de colaboración para impulsar planes de autoprotección municipales para casos de emergencias.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.