El salario bruto medio anual por trabajador en Navarra fue de 26.364,75 euros, un 0,1% más que el año anterior

Publicidad

Pamplona- Iruña, 25 de junio 2020

El salario bruto medio anual en Navarra fue de 26.364,75 euros por persona trabajadora en el año 2018, lo que representa un 0,1% más respecto al año anterior. A nivel nacional, este valor se situó en 24.009,12 euros, lo que supone un incremento del 1,5%, según la Encuesta de Estructura Salarial del Instituto de Estadística de Navarra (NaStat).

Por Comunidades Autónomas, en el año 2018 los salarios brutos más elevados correspondieron a la Comunidad Autónoma Vasca, un 18,6% más que el salario bruto medio de España; Comunidad de Madrid (12,5%) y Navarra, que se situó en tercera posición con un 9,8% por encima de la media nacional. Estas tres comunidades junto con Cataluña presentaron una ganancia media anual superior a la media nacional.

Atendiendo al crecimiento anual de la ganancia, Comunidad Valenciana, Baleares y Castilla La Mancha presentaron los mayores aumentos, mientras que Comunidad de Madrid fue la única que registró un descenso.

El salario medio de las mujeres fue inferior al de los hombres en todas las comunidades, aunque la diferencia varía de unas a otras. La distinta estructura del empleo en cada una de ellas es el factor fundamental que explica esta variabilidad, en particular en Navarra se debe a “una mayor concentración femenina en el sector servicios y a que ellas acumulan también en mayor medida contratos de duración determinada”, ha explicado el NaStat.

El salario femenino es el 76,8% del salario masculino

El salario promedio anual femenino en la Comunidad foral, con 22.697,59 euros, fue el 76,8% del masculino (29.546,12 €), porcentaje inferior al observado en España (78,6%).

La encuesta estima diferencias sustanciales entre los sectores económicos. La Industria fue el sector con mayor salario medio, un 17,0% superior a la media, en la Construcción el salario medio anual fue un 4,1% inferior a la media, mientras que el sector Servicios (que agrupa a un conjunto de actividades más heterogéneo) registró el menor salario anual, un 7,9% inferior a la media.

Existe una relación positiva entre la edad de las personas trabajadoras y el nivel salarial indicando que las personas trabajadoras con mayor antigüedad y quienes tienen mayor experiencia en el puesto de trabajo perciben remuneraciones más elevadas, exceptuando el último tramo de edad considerado (más de 54 años). Aunque se debe tener en cuenta que en las edades inferiores (menores de 25 años) la muestra de la encuesta es reducida por lo que la representatividad de los resultados es menor.

Las personas menores de 25 años y las que se encuentran en el tramo entre 25 y 34 años tuvieron un salario medio inferior a la media en un 48,5% y 15,8% respectivamente, mientras que las que se encontraban en el tramo entre 35 y 44 años, los del tramo entre 45 y 54 años y las mayores de 54 años tuvieron un salario medio superior en un 3,0%, 8,8% y 6,3%, respectivamente, al salario bruto medio anual.

En cuanto a la variación salarial respecto al año anterior, se produjo un ascenso para todos los grupos de edad, exceptuando al grupo comprendido entre 45 y 54 años, destacando el registrado para las personas de 25 a 34 años.

Cabe destacar que las diferencias salariales por sexo fueron en general mayores con el aumento de la edad de las personas trabajadoras. Esto se explica por “la mejor cualificación (ocupación, estudios, etc.) de las mujeres más jóvenes respecto a las de mayor edad”.

Las personas con contrato temporal tiene un salario un 23,9% inferior

Las personas trabajadoras con un contrato de duración determinada percibieron un salario medio anual inferior en un 23,9% al salario medio, cifra más baja registrada desde el año 2009 en el que se situó en el 22,3%; mientras que para las personas contratadas indefinidamente fue un 7,0% superior a dicho salario. Por sexo, se observa que esta diferencia fue mayor en hombres (26,3% y 7,2%, respectivamente) que en mujeres (19,2% y 6,1%, respectivamente).

En cuanto a la variación de ganancia anual respecto al año anterior, el salario aumentó en los contratos de duración indefinida, un 0,1%, y en los de duración determinada, un 16,2%. Por sexo, los hombres con contrato de duración indefinida tuvieron un descenso salarial del 0,9%, mientras que las mujeres tuvieron un ascenso del 3,3% respecto al año anterior.

En los contratos de duración determinada se produjo un incremento de la ganancia anual de los hombres del 13,8% y del 24,9% en el caso de las mujeres.

Directivos y gerentes cobran un 109,7% más que la media

Por ocupación, destacaron las ganancias anuales de directores y gerentes, cuyo salario medio fue de 55.290,64 euros, cifra superior en un 109,7% al promedio. También se situaron por encima de la media las ocupaciones asociadas a las diferentes categorías de técnicos y profesionales, y en menor medida las de artesanos y trabajadores cualificados de las industrias manufactureras y la construcción (excepto los operadores de instalaciones y maquinaria).

Las demás ocupaciones tuvieron salarios medios inferiores al promedio y los más bajos correspondieron a trabajadores de los servicios de restauración, personales, protección y vendedores.

Atendiendo al nivel de estudios, el salario anual creció a medida que aumentaba el nivel educativo. Así, las personas trabajadoras con estudios primarios tuvieron una remuneración inferior en un 24,5% al salario medio. En el lado contrario, el salario anual de los licenciados universitarios superó en un 42,6% al salario medio.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.