El Hospital Reina Sofía de Tudela trabaja para ser reconocido en la fase 3D de la IHAN

Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento (IHAN)

Promovida por UNICEF y la Organización Mundial de la Salud (OMS), y apoyada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, la iniciativa IHAN proporciona a las y los profesionales un programa de acreditación que facilita la tarea de iniciar, apoyar y aumentar la duración de la lactancia materna.

En estos momentos, el Hospital Reina Sofía de Tudela trabaja para ser reconocido en la fase 3D de la IHAN. Este hospital empezó a trabajar con este proyecto en el año 2013 con el objetivo de lograr un trato más humanizado en la atención hospitalaria relacionada con el nacimiento. Obtuvo el reconocimiento de la fase 1D en 2015, y en enero de 2018 se acreditó la fase 2D. Se espera que solicite la fase 3D antes del fin de 2019.

Por su parte, el Complejo Hospitalario de Navarra (CHN) está a la espera de que le sea concedida la fase 1D; y el Hospital García Orcoyen de Estella / Lizarra ha logrado ya ese reconocimiento y está en desarrollo la fase 2D. En cuanto a los centros de Atención Primaria, el Centro de Salud de Ansoain / Antsoain- Andraize ha obtenido la fase 1 este pasado 2018, y están en desarrollo nuevas acreditaciones en 13 centros más.

La acreditación IHAN se consigue tras haber superado cuatro fases (Descubrimiento, Desarrollo, Difusión, y Designación) en las que se exige implantar los diez pasos para el éxito de la lactancia materna establecidos por la OMS, acatar el código de comercialización de sucedáneos, conseguir al menos un 75% de lactancia materna exclusiva al alta de la maternidad, atender de forma respetuosa y amigable a la madre en el parto, y ofrecer el apoyo necesario a la madre que decide no amamantar.

IHAN en Tudela: La cohabitación

Los recién nacidos en el Hospital de Tudela cohabitan con sus madres las 24 horas del día. Antes de la adhesión a la IHAN el hospital contaba con una sala nido donde se procedía a cambiarles, realizarles las pruebas protocolarias y las visitas pediátricas. En la actualidad, estas visitas y pruebas se hacen en la propia habitación de la madre y las pruebas más molestas se realizan con el bebé amamantando, ya que este procedimiento es analgésico para el lactante. La minimización de salidas del bebé fuera de la habitación afianza la seguridad de los progenitores sobre ellos y contribuye a que el trato con la o el pediatra sea más cercano. Incluso, tratamientos como la fototerapia se aplican bajo la tutela de los progenitores y, si el alta de la madre se produce antes que la de su bebé, ambos ingresan juntos en una nueva habitación en pediatría.

Tras completar las fases de Descubrimiento y Desarrollo, el Hospital Reina Sofía trabaja actualmente en la fase de Difusión. A lo largo del año, los integrantes de la Comisión de Lactancia, creada en 2012, impartirán cuatro cursos para la formación de equipos multidisciplinares.

Además, antes de finales de 2019, el centro hospitalario revisará protocolos y guías de atención al recién nacido y planes de coordinación con Atención Primaria, donde los bebés tienen que ser atendidos antes de las 72 horas tras el alta hospitalaria.

Para acreditarse en fase 3D es necesario un protocolo que contemple el respeto a la decisión informada de la madre de no amamantar a su bebé, así como la información individualizada sobre la preparación de la alimentación artificial e instrucciones específicas sobre cómo fomentar el vínculo entre madre y recién nacido.

Busca más información…

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.