El Gobierno de Navarra muestra su solidaridad con las personas que han denunciado abusos en el seno de la Iglesia

PAMPLONA, 8 (EUROPA PRESS)

El Gobierno de Navarra ha aprobado, en su sesión de este miércoles, una declaración institucional por la que manifiesta su solidaridad con las víctimas de abusos sexuales o físicos sufridos en ese contexto y reconoce su derecho a «la justicia, memoria y reparación». Además, manifiesta su voluntad de trasladar a las víctimas dicho reconocimiento general «de una manera pública sin perjuicio de las garantías que la ley prevea».

Asimismo, en esta declaración, el Ejecutivo reconoce la existencia de «violaciones graves de derechos humanos en un contexto de macrovictimización en instituciones dependientes de la Iglesia Católica».

Esta declaración será leída esta tarde en un acto de reconocimiento a las personas que han denunciado abusos en el seno de la Iglesia Católica en la Comunidad foral, que tendrá lugar en el salón de actos del Instituto Plaza de la Cruz de Pamplona y que contará con la participación de la presidenta de Navarra, María Chivite, y el consejero de Políticas Migratorias y Justicia, Eduardo Santos.

El texto recuerda que el acuerdo programático entre las fuerzas que sostienen el actual Ejecutivo establece como uno de sus ejes de acción política «la apuesta por los valores de la memoria y la convivencia, así como el desarrollo de programas transversales que lleven al respeto de los Derechos Humanos a posiciones de centralidad en las políticas públicas».

«Durante demasiado tiempo, las víctimas de abusos sexuales en el ámbito de la Iglesia Católica han sufrido una doble victimización, consecuencia del silencio impuesto y autoimpuesto sobre violaciones de derechos humanos muy graves. Ello se explica porque en el momento del hecho delictivo las víctimas eran menores de edad en un contexto de especial vulnerabilidad respecto de su victimario. Asimismo, los victimarios, por su parte, pertenecían a una institución que ha ocupado una posición de poder e influencia en un importante sector de la sociedad. Estas condiciones fácticas impidieron satisfacer las demandas de justicia de las víctimas de formas diversas», destaca el Gobierno de Navarra en la declaración.

No obstante, ha resaltado que «en un contexto social y político diferente, el Gobierno de Navarra ha venido dando pasos para el reconocimiento de estas víctimas a través del apoyo a la visibilización pública de lo sucedido en jornadas, publicaciones, estudios y apoyo a las asociaciones de víctimas».

Continuando con ese proceso, mediante esta declaración, el Ejecutivo se compromete con «los deberes de respeto y garantía a las víctimas a las que se otorga el lugar central que se merecen, mediante el reconocimiento y la memoria».

«El derecho a la memoria supone reconocer la realidad de los abusos sexuales en el ámbito de la Iglesia Católica, asumiendo nuestra responsabilidad política, institucional y social», ha subrayado el Gobierno de Navarra, que ha considerado que «la memoria es un arma contra la apología del olvido, la amnesia social, las equidistancias, los encubrimientos y las diversas formas de ‘revisionismo’ y ‘negacionismo’, mediante las que se han justificado y negado estas actuaciones, y es un arma también contra las actitudes de indiferencia y las exhibiciones de relativismo frente a la revictimización de quienes las han padecido».

ACTO DE RECONOCIMIENTO

Cabe recordar que este miércoles por la tarde, en el salón de actos del Instituto Plaza de la Cruz de Pamplona, la presidenta de Navarra, María Chivite, presidirá un acto de reconocimiento a las personas que han denunciado abusos en el seno de la Iglesia Católica en la Comunidad foral.

El acto, que comenzará a las 18 horas, contará también con la participación del consejero de Políticas Migratorias y Justicia, Eduardo Santos, y la asistencia de personas que han denunciado haber sufrido abusos sexuales, vejaciones y vulneraciones en el seno de instituciones de la Iglesia Católica en Navarra.

Este reconocimiento se enmarca en la segunda sesión de FORU, el ciclo internacional de Justicia, Derechos Humanos y Democracia, que abordará precisamente la ‘Justicia y reparación por los abusos sexuales en el seno de la Iglesia Católica’ en el que participará el magistrado irlandés Sean Ryan, que fue presidente de la Corte de Apelaciones de la República de Irlanda, ex juez del Tribunal Supremo y el responsable de liderar la Comisión Independiente para Investigar los Abusos Infantiles en Irlanda, que durante más de diez años estuvo recabando testimonios, informaciones y archivos para reparar y dignificar a las víctimas.

Además, de Ryan, posteriormente, el teólogo y pensador Juan José Tamayo conversará con la educadora e investigadora Paula Merelo, autora del libro Adultos vulnerados en la Iglesia, sobre el papel de la sociedad y la Iglesia ante el dolor de las personas vulneradas.

Busca más información…

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.