El Gobierno de Navarra inadmite un recurso del Ayuntamiento de Marcilla contra la Autorización Ambiental Integrada concedida a Valle de Odieta

Se trata de una sentencia firme que debe ser ejecutada por mandato judicial

l Gobierno de Navarra ha adoptado, en su sesión de hoy, un acuerdo por el que inadmite el requerimiento previo del Ayuntamiento de Marcilla contra la Autorización Ambiental Integrada (AAI) concedida a la empresa Valle de Odieta para ampliar a 7.200 cabezas de ganado vacuno sus instalaciones de Caparroso.

El acuerdo del Ejecutivo argumenta, en primer lugar, que la autorización ha sido concedida en ejecución de una sentencia firme del Tribunal Superior de Justicia de Navarra y, además de su obligatoria aplicación por mandato judicial, no puede ser ya abordada en el ámbito administrativo.

En segundo lugar, el texto profundiza en la solicitud del Ayuntamiento de Marcilla que, en su requerimiento, pide la suspensión de la autorización “mientras no se realice un informe pericial medioambiental para relacionar la causa-efecto de los valores de nitratos en las aguas subterráneas con la actividad de la vaquería y la planta de biometanización” y solicita “la revocación de la Autorización Ambiental Integrada y la clausura de las instalaciones”.

A este respecto, el acuerdo para inadmitir el recurso argumenta que  (según el  informe del Servicio de Economía Circular y Cambio Climático de la Dirección General de Medio Ambiente), “no es posible demostrar que exista esa causa efecto basándose en el análisis del Gobierno de Navarra de las redes de control de aguas subterráneas”, puesto que “esos datos públicos muestran únicamente que existe un incremento de nitratos en el acuífero en la selección de los puntos de la red de aguas subterráneas que se ha realizado”, pero “ no queda acreditado que ese aumento sea debido en todo o parcialmente a la existencia de una explotación ganadera concreta”.

El informe de Medio Ambiente reconoce que existe efectivamente un problema de elevadas concentraciones de nitratos en el aluvial del Ebro y afluentes, un problema que califica como “de contaminación difusa” en aguas subterráneas y acuíferos y que requiere de un estudio integral de esa problemática.  Pero “solo tras un estudio integral de la problemática de la contaminación de las aguas subterráneas, y una vez conocidos los mecanismos, la contribución de todos los responsables y las medidas que darían lugar a la corrección de la situación,  sería posible la adopción de medidas”, señala el informe.

Seguimiento detallado

En este momento, y para realizar una evaluación más precisa de la problemática en la zona concreta del tramo bajo del río Aragón, la Dirección General de Medio Ambiente está estableciendo un programa de seguimiento detallado de las aplicaciones de fertilizante orgánico y de la calidad de las aguas subterráneas del entorno.

Finalmente, sobre la solicitud del Ayuntamiento de Marcilla de considerar la zona como zona sobreexplotada de actividades ganaderas intensivas y no dar más Autorizaciones Ambientales Integradas, el informe de Medio Ambiente considera que ésta podría ser “una de las medidas que podría estudiarse en el marco de la aplicación de la normativa vigente sobre contaminación de aguas por nitratos”.                                        

Busca más información…

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.