El Gobierno de Navarra crea una aplicación de inteligencia artificial para detectar alteraciones en la retina

El proyecto NaIA Retinopatía Diabética ha merecido una distinción nacional de gestión sanitaria por parte de Novartis

PAMPLONA, 29 (EUROPA PRESS)

El Gobierno de Navarra, a través de la subdirección de Sistemas de Información del Servicio Navarro de Salud (SNS), el departamento de Universidad, Innovación y Transformación Digital, y el servicio de Oftalmología del Hospital Universitario de Navarra (HUN), ha creado aplicación de inteligencia artificial, denominada NaIA Retinopatía Diabética, para detectar alteraciones en la retina.

Concretamente, según ha explicado el Gobierno foral en nota de prensa, la aplicación utiliza la inteligencia artificial como apoyo a la toma de decisiones del personal facultativo del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario de Navarra (HUN) y de Atención Primaria para la detección de alteraciones de la retina en pacientes diabéticos.

De esta forma, «se refuerza el vínculo colaborativo entre profesionales de ambos ámbitos y se mejora la eficiencia y la capacidad resolutiva». La nueva aplicación ha merecido el primer accésit en la edición de este año de los Premios Novartis-IESE a la excelencia operativa en gestión sanitaria 2022, ha sido

La «importancia» de la distinción y del propio sistema radica en su «aplicación directa en la propia asistencia, más allá del ámbito de la investigación», y en que trabaja sobre los historiales clínicos e imágenes propias, lo que permite «una mejora en la eficiencia de la gestión práctica», especialmente la dirigida a personas que padecen diabetes tipo 2, situación en la que se encuentran al menos 38.000 personas en Navarra.

UN «SALTO TECNOLÓGICO QUE MEJORA UN CIRCUITO ASISTENCIAL EXISTENTE»

Se trata de un «salto tecnológico» basado en un entorno de sistemas de información integrado que consigue en un circuito asistencial «más eficiente», en el que se priorizan los casos «más severos» y se detectan los signos de retinopatía diabética «con más facilidad».

Esta «mejora asistencial» ocurre en el centro sanitario cercano al paciente diabético, al que acude a realizarse las retinografías anuales, ya que la aplicación trabaja con retinógrafos que están repartidos por distintas zonas de Navarra.

La retinografía no midriática (sin dilatación de la pupila) es una prueba que las personas con diabetes deben realizarse de manera periódica para detectar precozmente posibles alteraciones en la retina, normalmente en forma de pequeñas hemorragias, exudados, edema, etc.

Un profesional de Enfermería o técnico realiza la prueba a los pacientes que lo precisen. Las imágenes se envían a un servidor de imagen que almacena, además de las retinografías, la gran mayoría de todas las imágenes digitales generadas en Salud (PACS), y que está integrado con la Historia Clínica Informatizada, de modo que cualquier profesional de la red puede ver a tiempo real cualquier imagen digital generada en cualquier entorno de Salud de Navarra.

En este caso, las imágenes son revisadas por un profesional de Oftalmología o por un grupo de facultativos de Atención Primaria especialmente formados en su interpretación. En el caso de estos últimos, si la imagen presenta alguna posible alteración, se deriva al primero para confirmar o descartar la existencia de patología.

UN «AVANCE TÉCNICO DONDE LOS PROFESIONALES TIENEN LA ÚLTIMA PALABRA»

La aplicación utiliza un algoritmo de inteligencia artificial para el análisis de las imágenes obtenidas por los retinógrafos de la red. El algoritmo ha demostrado una «muy elevada sensibilidad» para detectar alteraciones (del 94%), así como una «alta especificidad» para identificar las imágenes que no son patológicas (del 93%), por lo que resulta de «gran utilidad como herramienta auxiliar» para el personal facultativo.

El sistema prioriza los casos más severos, agiliza su trabajo y libera parte de su tiempo para labores más complejas. Las imágenes siempre son revisadas por profesionales sanitarios, que «son los que toman siempre la decisión clínica». La aplicación realiza recomendaciones integradas en la historia clínica de atención especializada, indicando si el paciente debe ser derivado al oftalmólogo.

En primer lugar, selecciona la mejor perspectiva de las imágenes obtenidas para cada paciente. Comprueba si tienen calidad como para ser valorables y determina la severidad de las posibles alteraciones de la imagen para que sea remitida o no al profesional de Oftalmología.

En este caso, resalta las zonas de la imagen que motivan la propuesta que le realiza al clínico, lo que contribuye a la «interpretabilidad» de la inteligencia artificial (normalmente se resaltan lesiones). Además, genera una imagen mejorada o «visión nocturna» que facilita la valoración de los estudios, «a veces mal iluminados», a los profesionales clínicos.

La aplicación mide la calidad de las retinografías, detectando posibles problemas en su adquisición, y permite comparar las decisiones de los clínicos con las recomendaciones del sistema, lo que está permitiendo una optimización del circuito asistencial basada en datos.

Esto constituye un «uso estratégico» de este tipo de algoritmos pionero en la sanidad pública. Los algoritmos de NaIA Retionopatía Diabética (redes neuronales profundas) han sido entrenados, optimizados y validados utilizando retinografías procedentes del propio circuito navarro.

El Servicio de Oftalmología del HUN ha ajustado estos algoritmos para «satisfacer las necesidades» del SNS-O, y reevalúa su desempeño de manera continua. El sistema actual ha demostrado un «desempeño similar» al de un oftalmólogo y el SNS puede solicitar su reentrenamiento y actualización de manera periódica.

Por tanto, el algoritmo «no permanece estático, sino que aprende de manera controlada» a partir de las retinografías más recientes, siendo ajustado según evolucionan las necesidades del circuito.

Según el subdirector de Sistemas y Tecnologías para la Salud, Javier Turumbay, «la principal aportación de esta aplicación es que está integrada en la HCI y se está utilizando como herramienta para la asistencia sanitaria a los y las pacientes, en este caso personas diabéticas».

«Para este proyecto se ha requerido del trabajo multidisciplinar de muchos profesionales (personal médico, de Enfermería, de Informática, personal gestor, etc.) que han trabajado sobre los datos de salud generados en nuestro sistema (no sólo las imágenes, sino también datos clínicos y administrativos), y aquí está la clave del éxito», ha indicado. Además, ha añadido que «a día de hoy no es posible exportar esta aplicación a otros sistemas sanitarios, como tampoco incorporar en el Servicio Navarro de Salud algoritmos desarrollados por otros actores, ya que requieren una gran integración interna ente sistemas que actualmente no existe y es un reto pendiente a nivel estatal e internacional».

Gregorio Achutegui, director gerente del Servicio Navarro de Salud, ha recibido este jueves, 29 de septiembre, el accésit de los Premios Novartis-IESE a la excelencia operativa en gestión sanitaria 2022, de manos de Juan Alejandro Virgili, market access lead de la compañía farmacéutica.

Club Hipico

Busca más información…

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.