El 97,4% de la población navarra tiene anticuerpos frente al COVID-19

El estudio de Salud revela que el 62% de la ciudadanía posee anticuerpos por haber pasado la infección y mantiene la inmunidad

PAMPLONA, 29 (EUROPA PRESS)

El 97,4% de la población navarra mayor de 5 años tiene anticuerpos frente al COVID-19, ya sea por haberse vacunado o por haber pasado la infección, según revela el estudio de seroprevalencia realizado por el Departamento de Salud. El trabajo, asimismo, estima que el 62% de la ciudadanía ha pasado la infección y mantiene la inmunidad, un porcentaje que supera el 80% en menores de 30 años y que desciende progresivamente con la edad hasta el 26% que presenta el rango de mayores de 80 años.

Desarrollado por el Instituto de Salud Pública (ISPLN) de Navarra, en colaboración con el Hospital Universitario de Navarra (HUN), el Hospital Reina Sofía de Tudela y los centros de salud de Atención Primaria, el estudio concluye que la gran mayoría de la población navarra cuenta con anticuerpos frente al COVID-19, alcanzando una prevalencia en promedio del 97,4% en la población mayor de 5 años.

Así lo han explicado este viernes en rueda de prensa la consejera de Salud, Santos Induráin, junto a la gerente del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN), Marian Nuin, y al epidemiólogo del servicio de epidemiología y prevención sanitaria del ISPLN, Jesús Castilla. Indurain ha destacado la apuesta y el esfuerzo para la realización de un trabajo que «aporta información valiosa» y datos importantes que servirán como «herramienta de gestión sanitaria».

La consejera ha expuesto que «la combinación de los anticuerpos naturales por haber pasado la infección y de los vacunales nos ofrece en este momento una alta protección frente a las complicaciones graves de infección por coronavirus». No obstante, ha incidido en «continuar con las precauciones y las medidas preventivas en las personas vulnerables».

EN DATOS

Según el estudio, entre el 93,4% y el 95,6% de la población mayor de 18 años de Navarra tiene títulos altos de anticuerpos frente a la espícula del SARS-CoV-2, que se explican por la vacunación o por haber pasado la infección. Este porcentaje desciende al 78,5% en el grupo de 5 a 17 años, lo cual es consistente con las coberturas vacunales registradas por tramos de edad.

Por su parte, se estima que el 62% de la población tiene anticuerpos anti-nucleocápside positivos, aquellos que son indicativos de haber pasado la infección. Este porcentaje supera el 80% en menores de 30 años y desciende progresivamente con la edad, hasta un 26% en mayores de 80 años.

También, el trabajo halla una situación de doble inmunidad en aproximadamente el 70% de menores de 30 años y en más de la mitad de todos los grupos de edad menores de 60 años. El 2,6% de la población estudiada no tenía anticuerpos frente a la nucleocápside (indicativa de infección natural) ni frente a la espícula, por lo que «estaría desprotegida» frente a una eventual infección.

A partir de 60 años de edad, más de la mitad de las personas tiene anticuerpos frente al COVID-19 dependientes solo de la inmunidad vacunal, pero no cuentan con anticuerpos frente a la nucleocápside al no haber contraído la infección, lo que les hace más susceptibles a infectarse en caso de exposición. En ese sentido, si bien la vacuna no cuenta con una efectividad amplia al prevenir los contagios (especialmente desde la llegada de la variante Ómicron y sus subvariantes), sí tiene un papel fundamental para reducir la gravedad de la infección, así como el riesgo de hospitalización y la posibilidad de desarrollar cuadros más graves.

Jesús Castilla ha indicado que «tenemos que acostumbrarnos a que la infección por coronavirus no es una infección que se pase una vez en la vida, se puede pasar más veces, pero lo normal es que las sucesivas veces vayan siendo más leves; incluso empecemos a no darles importancia, no nos alteren la vida, y uno día te sientes con un poco de catarro y al día siguiente puedes hacer vida normal». «Esa es la evolución esperable», ha comentado.

METODOLOGÍA: 1.461 PERSONAS Y DOS ANTICUERPOS

El estudio transversal de prevalencia de anticuerpos en sangre se realizó a través de una encuesta seroepidemiológica en la población residente en Navarra mayor de 5 años cubierta por el Servicio Navarro de Salud (SNS), que alcanzó a 1.461 personas, a las que se les realizó una extracción de sangre entre el 26 de abril y el 3 de junio, ha detallado Nuin.

Se obtuvo el consentimiento informado escrito de los pacientes o de sus responsables legales, y se excluyeron pacientes con clínica sospechosa de infección activa o con antecedente de contacto estrecho de un caso de COVID-19 en los últimos 10 días, trabajadores sanitarios, residentes en centros socio-sanitarios y desplazados. El reclutamiento se realizó en pacientes de Atención Primaria, nivel en el que participaron 35 equipos de los centros de salud y 231 profesionales.

De cada participante se obtuvo una muestra de suero para la realización de serología para SARS-CoV-2 en el Hospital Universitario de Navarra o en el Hospital Reina Sofía de Tudela, utilizando técnicas de CLIA comerciales. En cada muestra se realizaron dos determinaciones: Anticuerpos antiproteína N de la nucleocápside, indicativos de inmunidad por exposición natural, y Anticuerpos antiproteína S de la espícula, los que se positivizan en la respuesta inmune a la vacunación y también pueden ser positivos tras la exposición natural.

CUARTA DOSIS

Sobre la cuarta dosis de la vacuna, Marian Nuin ha dicho que «la apuesta es por esperar a otoño para ver la disponibilidad de las nuevas vacunas, a no ser que la situación epidemiológica nos diera una urgencia mayor». «Estamos yendo hacia incidencias menores, y aunque la hospitalización aún es alta, esperamos que vaya disminuyendo», ha señalado, para comentar que se baraja vacunar en septiembre-octubre, «lo que nos daría una protección más duradera si tenemos la nueva disponibilidad de nuevas vacunas que es lo que esperamos».

Nuin ha explicado que esta cuarta vacuna sería para las personas mayores de 60 años (prioritariamente los mayores de 80 años), trabajadores sanitarios y sociosanitarios y para personas de alto riesgo.

Sobre si se pondría a la vez que la vacuna contra la gripe, la gerente de ISPLN ha comentado que «es un debate abierto, se está evaluando de manera continua este tema». «Está acordado que en función de la situación epidemiológica y de la disponibilidad de vacunas se tomará la decisión y si la situación requiere poner antes, se pondrá», ha comentado.

SITUACIÓN DE INGRESOS EN NAVARRA

En cuanto a la situación de las personas ingresadas a día de hoy en Navarra por COVID-19, la consejera ha indicado que «los ingresos están bajando». «En este momento se están dando más altas que ingresos», ha comentado.

Busca más información…

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.