Burlada recibirá 1,6 millones del Gobierno de España para mejorar ecosistemas fluviales y reducir riesgo de inundaciones

Es uno de los 37 proyectos seleccionados por el MITECO y que serán financiados con fondos europeos

PAMPLONA, 16 (EUROPA PRESS)

Burlada recibirá 1,6 millones del Gobierno de España para mejorar ecosistemas fluviales y reducir riesgo de inundaciones, ya que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), a través de la Fundación Biodiversidad y la Dirección General del Agua, ha resuelto la convocatoria de ayudas para la restauración de ecosistemas fluviales y la reducción del riesgo de inundación en entornos urbanos, en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, financiado por la Unión Europea – Next Generation EU.

Tras evaluar las 230 candidaturas presentadas, se han seleccionado 37 proyectos que se financiarán hasta en un 95% gracias a los 75 millones con los que está dotada la convocatoria. Uno de estos proyectos es el presentado por el Ayuntamiento de Burlada y se refiere a la renaturalización urbana y control de inundaciones: La Nogalera 2025.

Según han informado en una nota desde la Delegación del Gobierno en Navarra, dicho proyecto va a recibir un importe de 1.646.731,07 euros por parte del MITECO y ha sido uno de los mejor valorados en la convocatoria. Todos los proyectos presentados están liderados por entidades locales y otras administraciones públicas como diputaciones y consorcios, además de entidades y organizaciones sin ánimo de lucro.

La selección se ha realizado en régimen de concurrencia competitiva, con un sistema de valoración basado en la calidad técnica de las propuestas, su impacto positivo tanto ambiental como social y en criterios estratégicos, como su permanencia en el tiempo y su replicabilidad.

ENTORNOS FLUVIALES URBANOS «MÁS NATURALES Y RESILIENTES»

Las actuaciones planteadas se enfocan en la recuperación de sotos y bosques de ribera, incremento del espacio fluvial, retranqueo de motas, recuperación de antiguos ramales de cauce, renaturalización del lecho fluvial y de llanuras en zona urbana para laminación de crecidas, eliminación de barreras transversales, permeabilización de obstáculos, control de especies exóticas invasoras, estabilización de márgenes con técnicas de bioingeniería, retirada de hormigón y de escolleras, entre otras.

En todos los casos se trata de soluciones basadas en la naturaleza que, además de restaurar e incrementar la biodiversidad y los valores ambientales de los ríos, «contribuyen significativamente a reducir los riesgos de inundación en sus tramos urbanos».

Asimismo, se ha puesto «especial énfasis» en la gobernanza de los proyectos, que ha de garantizar la participación de aquellos agentes sociales, profesionales y científicos implicados en el ámbito de la actuación, así como en la incorporación de la perspectiva de género para garantizar la participación equilibrada de mujeres y hombres a todos los niveles: desde la toma de decisiones a los equipos de trabajo.

Además, los proyectos se ocupan de «sensibilizar a la población sobre la importancia de la restauración fluvial como herramienta para reducir el impacto de las inundaciones y de transferir el conocimiento adquirido a otros municipios con problemas similares, de modo que se multipliquen los beneficios de cada iniciativa».

Busca más información…

Publicidad

[adrotate banner=»15″]

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*