Beltrán exige al Gobierno de Sánchez que «excluya de los pactos políticos» a quien no condene el terrorismo de ETA

PAMPLONA, 15 (EUROPA PRESS)

La presidenta del Partido Popular de Navarra y diputada en el Congreso, Ana Beltrán, ha presentado una proposición no de ley en la Cámara Baja por la que insta al Gobierno de Pedro Sánchez a «aumentar el control sobre los preparativos y ejecución de actos de violencia política de la izquierda abertzale para evitar que se reproduzcan», y a «excluir de los pactos y acuerdos políticos promovidos por el Ejecutivo a los partidos que no condenan explícitamente los crímenes de ETA e intentan legitimar su existencia».

La proposición no de ley presentada por Ana Beltrán en el Congreso se produce a raíz de los incidentes ocurridos el pasado 7 de julio en Pamplona durante la procesión de San Fermín, «cuando grupos violentos de la izquierda radical intentaron agredir al alcalde de Pamplona, a concejales de la coalición Navarra Suma y del Partido Socialista de Navarra, hiriendo a varios policías municipales», ha explicado el PPN en un comunicado.

En la iniciativa presentada en el Congreso, la presidenta del PP de Navarra insta al Gobierno a «desarrollar todas las acciones necesarias para identificar y detener a todos los autores de los actos de kale borroka sufridos por el alcalde de Pamplona, otros miembros de la Corporación municipal y la policía local».

Además, Ana Beltrán pide al Ejecutivo «una condena expresa de los actos de violencia política producidos el 7 de julio de 2022 en los términos del acuerdo aprobado por la Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Pamplona».

Los citados términos, ha recordado la diputada, son «la condena sin paliativos de la agresión sufrida por los concejales de Navarra Suma y del Partido Socialista de Navarra y, especialmente, por el alcalde, objetivo prioritario de los agresores».

También, insta al Gobierno de Sánchez a mostrar su «agradecimiento a los agentes municipales participantes en el operativo de protección y a hacer público todo su apoyo y solidaridad con los policías heridos».

La presidenta del Partido Popular de Navarra destaca en el texto de la iniciativa presentada en el Congreso que la procesión del 7 de julio «fue objetivo principal durante los años del terrorismo de ETA de los actos de kale borroka o terrorismo de baja intensidad en las fiestas de San Fermín». «En la procesión de 2019, la última antes de la pandemia, un grupo de personas increpó a los representantes de UPN y la Policía Municipal tuvo que hacer un cordón de seguridad para que pudieran pasar», añade, para recordar que en este mismo punto, en 2011, un policía municipal fue arrastrado a un bar y sufrió una paliza cuando custodiaba el paso de la procesión.

«Es la última víctima del terrorismo reconocida», ha rememorado Ana Beltrán, quien ha insistido en que «los últimos actos de kale borroka en Pamplona se enmarcan dentro de un proceso para intentar imponer un relato tras el fin del terrorismo de ETA basado en un blanqueamiento de sus crímenes, así como del movimiento social y político que dio cobertura y apoyo a la banda asesina».

«Mediante técnicas de manipulación social y propaganda creciente, se quiere imponer una posverdad consistente en hacer ver que se habría logrado una especie de paz entre partes enfrentadas en un conflicto político violento, que habría tenido su origen en disputas ideológicas y territoriales. Con ello, lograrían situar en un plano de igualdad tanto a los verdugos como a las víctimas», ha afirmado Ana Beltrán, para quien esta situación supone «una infamia en toda regla».

Se trata de un «planteamiento negacionista que debería ser sancionado severamente», ha asegurado la diputada del PP, quien ha planteado que «no se puede minusvalorar la práctica sistemática del terror con fines de limpieza identitaria contra los no nacionalistas cometido en las Comunidades Autónomas Vasca y Navarra sin caer con ello en conductas propias de ideologías totalitarias que niegan los genocidios practicados por sus correligionarios». «En esta estrategia de blanqueo es parte esencial el Gobierno que depende del apoyo de los partidos que nunca condenaron el terrorismo de ETA. Así lo acredita los pactos de gobierno en Navarra, las alianzas municipales y los acuerdos parlamentarios en el Congreso», ha asegurado.

Para Ana Beltrán, «son parte del camino desarrollado por el PSOE desde que levantaron el veto a Bildu para convertirlo en un socio ‘respetable’ y ‘preferente’ del sanchismo». «La izquierda abertzale está envalentonada por la tolerancia del Gobierno para con sus ataques a la convivencia democrática, entre los que se encuentran actos de odio y violencia política extremadamente graves como los acontecidos el día de San Fermín en Pamplona», ha reprochado la presidenta del PP de Navarra.

Busca más información…

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.