Avanzan las obras de transformación de la carretera NA-128 que conecta Caparroso, Rada y Mélida

Se prevén afecciones al tráfico desde el próximo martes, 8 de noviembre, hasta la finalización de las obras

PAMPLONA, 4 (EUROPA PRESS)

Las obras de transformación de la carretera NA-128, que conecta Caparroso, Rada y Mélida, avanzan según lo previsto, según ha informado el Gobierno foral. Con motivo de los trabajos, desde el próximo martes, 8 de noviembre, y hasta la finalización de las obras, se prevén afecciones al tráfico con el fin de mantener la comunicación entre los municipios afectados.

La transformación de la NA-128 cuenta con una inversión de 12 millones de euros y supone la segunda inversión más relevante de los últimos años en infraestructuras viarias, solo por detrás de la conversión integral de la N-121-A, ha añadido el Ejecutivo.

En la primera fase de las obras, se plantea cortar el tramo comprendido entre Caparroso y el cruce de Rada (NA-5510). La comunicación entre Caparroso y Mélida se podrá realizar por Traibuenas y Santacara (NA-1240). Por su parte, la conexión entre Rada y Caparroso se podrá efectuar por un camino señalizado y acondicionado con un triple tratamiento superficial, que parte desde el cementerio de Caparroso (NA-5501) y llega hasta la antigua cooperativa de Rada. La comunicación entre Rada y Mélida no se verá afectada por el momento, puesto que no está previsto cortar este tramo de la carretera NA-128 hasta el próximo mes de enero.

TRANSFORMACIÓN DE MÁS DE 8 KILÓMETROS

Los trabajos abarcan un tramo total de 8,3 kilómetros, desde la salida de Caparroso en el kilómetro 14 hasta la intersección con el polígono de Mélida, en torno al punto kilométrico 21+300. La transformación de la carretera NA-128 permitirá mejorar las comunicaciones de las localidades del Valle del río Aragón, como Rada, Carcastillo, Murillo el Fruto, Santacara, Figarol o el Monasterio de la Oliva, que contarán así con una mejor conexión con la N-121, que vertebra la circulación de norte a sur de la Comunidad foral, ha precisado el Gobierno.

Se trata de una vía que carecía de arcenes y disponía únicamente de una calzada de 6 metros con puntos de escasa visibilidad por los cambios de rasante. Por esta carretera transitan al día más de 2.000 vehículos, de los que un 7% se corresponde con tráfico pesado. Además, confluye un elevado número de vehículos agrícolas, ya que la vía transita por una importante zona de cultivo.

Las obras de este tramo de carretera consisten en mejorar el trazado en planta, en alzado y en sección transversal. En planta se disminuirá el número de curvas de 24 a 18 y se dotará de curvas de transición en las que el radio mínimo será de 250 metros; en alzado se han suprimido los cambios de rasante convexos de escasa visibilidad y pendientes superiores al 6%; y en sección transversal se amplía la anchura de plataforma de 6 metros a 10 metros.

Las obras conllevan además la renovación de las intersecciones de acceso al polígono industrial de Mélida y la conexión con la carretera NA-5510 que da acceso a Rada. Ambos cruces se resolverán con intersecciones en formado de ‘T’ con dos carriles centrales de espera para realizar los giros a la izquierda y carriles de aceleración, desaceleración y uno de incorporación.

Por ambas márgenes se ha proyectado un camino de 4 metros de anchura que sirve para enlazar los numerosos accesos de caminos a las fincas colindantes.

Club Hipico

Busca más información…

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.