Alumnado de la escuela taller municipal de Almacenamiento restaura patios de casamata de dos baluartes de la Ciudadela

PAMPLONA, 23 (EUROPA PRESS)

Un total de 17 alumnos de la escuela taller municipal de Almacenamiento, gestión de residuos y piedra natural están estos días rehabilitando dos patios de casamatas de los baluartes de Santiago y Real de la Ciudadela, y uno de sus túneles de acceso.

Esta tarea parte de la obra social, es decir, de los trabajos en favor de la ciudad que hace el alumnado de esta iniciativa formativa que está desarrollando el Ayuntamiento de Pamplona en colaboración con el Servicio Navarro de Empleo (SNE). La limpieza y rehabilitación de los patios de las siete casamatas con los que actualmente cuenta la fortificación es una tarea que vienen realizando las escuelas taller desde el año 2008.

En uno de los dos patios con que cuenta el baluarte de Santiago, como hallazgo específico, al retirar el pavimento de hormigón del túnel de acceso desde la fortificación se ha encontrado el suelo original de canto rodado de Ruejo que ahora el alumnado restaurará consolidándolo con mortero de cal. En el patio del baluarte Real el suelo de salida al foso era el original y está en buen estado de conservación, ha informado el Ayuntamiento.

En los patios, en general, las operaciones de restauración que hace las escuela-taller alumnado consisten en el desbrozado de vegetación del suelo y la limpieza superficial de los paramentos, para luego retirar los tocones de la parte superior. Como tarea previa se encarga de la eliminación de pintadas y a partir de ahí se comienza a picar las juntas entre piedras que no se encuentran en buen estado y, posteriormente, se rejuntan los sillares con mortero de cal y arena para que los lienzos queden con una superficie uniforme, sin grietas ni fisuras.

También se revisa la zona superior de la muralla y se preparan los sillares que vayan a sustituir los fracturados, si los hay, además de realinear los que se hayan movido en la zona de coronación del muro. No es el caso de esta intervención ya que las zonas superiores de los dos patios están en buen estado de conservación.

Dado que no hay que preparar sillares, en esta ocasión las labores en taller (Centro de Formación de Landaben) consistirán en ‘piconar’ los adoquines y ‘abujardar’ las losas que haya que sustituir en el suelo de los patios, para que el acabado final tenga una textura similar a la existente. Como cierre, lo habitual es que, aprovechando los trabajos de restauración, se dejen preparados los elementos necesarios para poder actualizar el sistema de iluminación o garantizar el adecuado drenaje, algo que se va a acometer en ambos patios.

SIETE CASAMATAS PARA CUATRO BALUARTES

Hay siete patios bajos o patios de casamata en la Ciudadela. La función principal de éstas estructuras era el asentamiento de las piezas de artillería y la ubicación de los puestos de tirador que debían defender los muros contiguos a ellos y el muro lateral del baluarte siguiente.

En la Ciudadela de Pamplona faltan los dos patios de casamata del baluarte de San Antón, derribado en 1888, y ha desaparecido uno de los patios del baluarte de la Victoria, parcialmente destruido ese mismo año. Así, se conserva un patio de casamata de este último baluarte, y completos (dos por cada baluarte) los de Real, Santa María y de Santiago.

Del conjunto de patios de casamata de la fortificación, tres se han mantenido en un estado de conservación adecuado y cuatro se han ido interviniendo, los dos últimos uno en 2018 (el único patio de casamata que se conserva del baluarte de la Victoria) y otro en 2020 (el primer patio de casamata del baluarte de Santiago). De los siete, tres tienen doble salida, tanto al interior del recinto, como a los fosos de la Ciudadela, es decir mantienen puertas de salida en sus extremos. Son los de los la Victoria, Real y Santa María. Pese a que dos de los patios durante mucho tiempo estuvieron en uso, hoy sólo se puede visitar uno y siempre dentro de los recorridos guiados que organiza el Consistorio.

PONER EL APRENDIZAJE AL SERVICIO DE LA CIUDAD

Lo previsto es que la restauración del patio bajo del Baluarte de Santiago se vaya desarrollando en función de las circunstancias climáticas y las necesidades de trabajo en taller del alumnado. La escuela taller municipal de Almacenamiento, gestión de residuos y piedra natural es una de las seis que actualmente mantiene el Consistorio. Cofinanciadas por Gobierno de Navarra a través del Servicio Navarro de Empleo, son un recurso de formación y práctica profesional ‘aprender trabajando’, que se destina a jóvenes de 16 a 30 años.

El objetivo principal de las escuelas taller es preparar al alumnado para su posterior inserción en el mercado laboral. Para ello durante todo el periodo de duración de la escuela taller el alumnado recibe una formación específica de oficio, una cualificación en Certificados de Profesionalidad de Nivel-1 (de Nivel-2 en el caso de la ET soldadura), una formación en habilidades sociales, en búsqueda activa de empleo, en Prevención de Riesgos Laborales y en Igualdad. Además, en el llamado periodo de ‘obra social’, el alumnado realiza trabajos de su ámbito de aprendizaje en la mejora de servicios y espacios de la ciudad. Todo el periodo de formación es remunerado, primero con una beca, y luego con un salario, ha añadido el Consistorio.

En la anterior edición de la ET de Almacenamiento y cantería, a los 9 meses de su finalización, había una inserción del 92,85% sobre el total del alumnado evaluable La edición actual de esta especialidad comenzó en febrero de 2022 y, cuando acabe, en agosto de 2023, sus 17 alumnos (15 varones y 2 mujeres) habrán obtenido dos certificados de profesionalidad de nivel 1, los vinculados a almacenaje y trabajo en piedra.

Busca más información…

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.