Actualizados los planes de actuación municipal ante el riesgo de inundación de Falces y Funes

Gómez ha anunciado la convocatoria de ayudas extraordinarias de 5 millones para la reparación de infraestructuras de entidades locales

PAMPLONA, 28 (EUROPA PRESS)

La consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, Itziar Gómez, ha presidido una reunión celebrada este martes en el Ayuntamiento de Falces en la que se han presentado las actualizaciones de los planes de emergencia ante el riesgo de inundación de Falces y Funes.

En el marco de la reunión, la consejera también ha anunciado la convocatoria de ayudas extraordinarias abierta por un importe de algo más de 5 millones de euros para la reparación de infraestructuras agrarias de titularidad de las entidades locales por los daños sufridos en las inundaciones de diciembre de 2021.

Según ha informado el Gobierno de Navarra en nota de prensa, en el encuentro han participado también la alcaldesa de Falces, Sara Fernández; y el alcalde de Funes, Ignacio Domínguez; responsables de seguridad ciudadana y protección civil y miembros de Gestión Ambiental de Navarra – Nafarroako Ingurumen Kudeaketa (GAN-NIK), empresa adscrita al Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, encargada de elaborar dichos planes de emergencia dentro del proyecto LIFE-IP- NADAPTA-CC.

En el encuentro se han presentado las actualizaciones de los Planes de Actuación Municipal ante el Riesgo de Inundación de Funes y Falces realizados en 2019.

Dichas actualizaciones se han realizado tras el análisis de las avenidas de diciembre de 2021 y la obtención de nuevos datos facilitados por la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) que ha modificado las curvas de gasto – relación entre el nivel observado y el caudal estimado – de las estaciones de aforo del Arga en Etxauri y Funes.

La consejera Gómez ha destacado «el compromiso del Gobierno de Navarra en trabajar en la adaptación a los peligros relacionados con el agua ya que pueden ser excepcionalmente destructivos y más frecuentes debido al cambio climático».

Asimismo, ha resaltado «la importancia que el conocimiento de este tipo de impactos lleva a una mayor preparación para la prevención de estos episodios cuyos efectos, aunque inevitables, sí se pueden prevenir y minimizar a través del fomento de la autoprotección y los planes de emergencia».

Por su parte, Javier Loizu, técnico del Área del Agua de GAN-NIK, ha indicado que «es de vital importancia la mejora continua y actualización de los planes de emergencia municipales ante el riesgo de inundación ya que cada riada ofrece una mejora en el conocimiento del desarrollo de los desbordamientos y permiten mejorar las acciones – cierre de compuertas, corte de carreteras y calles, avisos a la población, etc.- a realizar en cada lugar».

ACTUALIZACIÓN DE LOS PLANES

Tras un «exhaustivo» análisis se han ajustado algunos de los umbrales de caudal que sirven para dar avisos anticipados mediante la activación de los distintos niveles de emergencia de plan en las estaciones de aforo de la CHE, tanto en Etxauri como en Funes.

Los nuevos umbrales propuestos, tanto en base al nivel medido como al caudal estimado en las estaciones de aforo, han sido modificados «para responder de una manera más precisa a las nuevas curvas de gasto» actualizadas por la CHE tras la avenida.

Gracias a las actualizaciones efectuadas en ambos planes, en caso de repetirse riadas importantes como las últimas, ambos municipios recibirán con una antelación estimada de hasta 20 horas el aviso de activación del nivel 3 de emergencia de sus respectivos planes, el más alto de los 4 niveles en los que se estructuran los planes municipales de emergencia de Navarra.

La sucesiva activación de los diferentes niveles de emergencia permite a los ayuntamientos llevar a cabo las acciones previstas en los planes, así como la emisión de los diferentes avisos a la población, en la forma ya prevista en los planes.

RECORDS «HISTÓRICOS» DURANTE LA BORRASCA ‘BARRA’

En diciembre de 2021 se produjeron en Navarra precipitaciones «muy por encima de lo normal» generadas por la borrasca ‘Barra’, que provocaron crecidas «mucho mayores de las habituales» en los ríos, en especial en las cuencas de la vertiente cantábrica de Navarra, en la cuenca del Arga y en el propio río Ebro.

El episodio de diciembre de 2021 fue en el que se han alcanzado niveles de emergencias «más altos» y en el que se pudo testar la operatividad de los planes en las inundaciones «más importantes de este siglo en la cuenca del Arga».

En la estación de aforo del Arga en Etxauri se alcanzó el mayor valor histórico registrado en ese medidor. Así, el 11 de diciembre de 2021 se registró un valor de 6,70 metros de altura y un caudal estimado de unos 1323 m3/s. La anterior avenida importante más reciente fue el 4 de febrero de 2003 con 6,12 metros de altura y 1098 m3/s de caudal.

La crecida y las inundaciones consecuentes, así como las lluvias «torrenciales» supusieron, entre otras, afecciones «importantes» a infraestructuras públicas y privadas, pérdidas en explotaciones agrarias y ganaderas, daños al medio natural, así como a bienes de naturaleza pública y privada, siendo las localidades de Falces y Funes las más afectadas.

LIFE NADAPTA

Entre los años 2018 a 2021 GAN-NIK ha desarrollado, en colaboración con 16 municipios con tramos ARPSI (Área con Riesgo Potencial Significativo de Inundación), la redacción de sus Planes de Actuación Municipal ante el Riesgo de Inundación (PAMRIs) como actuación piloto recogida en el LIFE NADAPTA para promover la autoprotección de los municipios ante el riesgo de inundación y de adaptación al cambio climático, ya que «se prevé que estos fenómenos extremos sean cada vez más frecuentes».

Los PAMRIs contribuyen a la Hoja de ruta de cambio climático, KLINA, y a su medida de adaptación A14: Mejorar la resiliencia de la población a las consecuencias de los eventos climáticos extremos.

Los planes incluyen la instalación (financiada por el proyecto LIFE NADAPTA) de una herramienta informática para el ayuntamiento (aplicación de escritorio y app móvil) que facilita la gestión de la alerta temprana y la operatividad del plan municipal, así como los avisos a la población.

El proyecto LIFE NADAPTA está liderado por el departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, y en él participan también los departamentos de Salud (a través del Instituto Navarro de Salud Pública y Laboral de Navarra), Desarrollo Económico, y Derechos Sociales, y los socios de las empresas públicas GAN-NIK, INTIA, NASUVINSA-Lursarea, y NILSA, así como la Universidad Pública de Navarra.

Este proyecto es parte de la aportación de Navarra «al compromiso internacional frente al cambio climático», en materia de adaptación, en línea con la Hoja de Ruta de Cambio Climático del Gobierno de Navarra.

Entre las medidas destacan el apoyo a las entidades locales en la elaboración, implementación y/o actualización de sus Planes de emergencias municipal ante el riesgo de inundaciones, fomentando la sensibilización y la participación pública.

El Plan especial de Protección Civil ante el Riesgo de Inundaciones de Navarra fue modificado en 2018 para adecuarlo a la Directiva de Inundaciones. En este plan se determinan qué ayuntamientos están incluidos en un listado y deben tener redactado un plan de actuación municipal ante el riesgo de inundación y los requisitos mínimos a cumplir.

Busca más información…

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.